El nacimiento del Pisueña – Una ruta inolvidable

By / 5th noviembre, 2015 / Rutas / Off

Os invitamos a todos a caminar esta ruta llena de naturaleza y vida hasta el nacimiento del rio Pisueña. Juzgad vosotros mismos las imágenes.

Ruta – Nacimiento del Pisueña

By / 24th junio, 2015 / Rutas / Off

DESNIVEL: 100 metros.
DURACIÓN: 2 horas (6 Km ida y vuelta).
DIFICULTAD: Fácil.
ÉPOCA RECOMENDABLE: Todo el año.

Saliendo de la Posada de Villacarriedo, nos dirigimos en coche hasta Pisueña, cerca de Selaya, donde aparcaremos en la Plaza que hay muy cerca de la Ermita de las Nieves.

Y aquí comienza nuestro recorrido , PR S-69 llamada Nacimiento del Pisueña o Ruta de La Garma.

La cual, será de una distancia de seis kilómetros, y unas dos horas de tiempo.

El Pisueña, es el principal afluente del río Pas,  nuestra ruta transcurrirá por  las primeras arterias del río , que ya en Selaya se hará grande.

Empezando, pasamos entre unas casas y  debajo del pórtico de la ermita de las Nieves. Justo al fondo, podemos contemplar los Picones de Sopeña, un paisaje extraordinario.

A lo largo del recorrido, nos encontraremos con cabañas, que son la construcción típica de la comarca Pasiega, existen unas 10.000 . La Cabaña , constituye el  modo de vida del pasiego. Con unos 500 años de historia, es un edificio sencillo y funcional, rodeadas de extensos prados para el pastoreo del ganado.

Dejando atrás los prados, nos dirigimos hacia la Garma, que según el vocablo montañés, es una vertiente pedregosa, donde es fácil despeñarse. Y siguiendo este camino, llegaremos a lo que llamamos el Nacimiento del Pisueña, donde podemos contemplar los saltos del agua cristalina y fresca. Nos relajamos con la tranquilidad y la belleza que tiene ese mágico lugar y emprendemos nuestro regreso con energías renovadas.

 

Feliz Ruta 🙂

Ruta – Rubionzo

By / 9th junio, 2015 / Rutas / Off

RUTA DE RUBIONZO:

Saliendo de la Posada de Villacarriedo, nos dirigimos a Abionzo, que es un pequeño pueblo que está situado a casi 400 metros sobre el nivel del mar y a 2 km de Villacarriedo, la capital del valle.
Y en Abionzo , una vez que llegamos al centro, veremos una marquesina y un abrevadero, tomamos ese camino y aquí comenzaremos el paseo que recorre la cuenca del río Rubionzo, entre los municipios de Saro y Villacarriedo, andando, a nuestra derecha, podremos contemplar el Picojeniro.

rubionzo_IMG_1440

rubionzo_IMG_1411

rubionzo_IMG_1439

En breve , nos adentramos en el bosque atlántico, un robledal, el monte Zarrizuela, donde transcurre el río Rubionzo. Allí nos encontraremos con el Molino, que conserva la maquinaria original, podremos, ver la antigua presa, y pasaremos sobre un puente de piedra. Seguimos nuestro camino ,en algunos tramos, todavía podemos distinguir el antiguo enlosado y pronto llegaremos al pueblo de Llerana donde podemos visitar la Iglesia de San Lorenzo o contemplar las magníficas casonas del pueblo.
Y para culminar la ruta, podemos comernos un magnífico cocido montañés, en Casa Terio, un Restaurante que no te dejará indiferente 😉

rubionzo_IMG_1430

rubionzo_IMG_1431

rubionzo_IMG_1428

rubionzo_IMG_1425
Y ahí, ya podemos o volver por el mismo sitio, Rubionzo, o si tenemos tiempo y ganas de visitar pueblos con mucho encanto, seguir a Saro , Bárcena de Carriedo, y finalizar en Villacarriedo, unos 15 km.

Buenísima Ruta 😉

Las Rutas Vivas

By / 16th abril, 2015 / Rutas / Off
Villacarriedo esta situado en un valle lleno de costumbres y bellos paisajes rurales

Para todos nuestros visitantes disponemos de varias rutas bien documentadas para que pases momentos inolvidables en compañía de los tuyos o las disfrutes en la soledad de la naturaleza.

 

Descubre nuestras Rutas:

Ruta de Pandillo

Ruta – Rubionzo

Ruta – El Nacimiento del río Pisueña

Ruta – El Hayal de Aloños en Carriedo

Ruta – De Yera a Vega de Pas
 
Toda la información turística de los valles pasiegos la podeís ver aquí: http://www.vallespasiegos.org/publicaciones/cat_view/23-informacion-turistica/144-folletos-digitales

 

Félix Lope de Vega y Carpio

By / 14th abril, 2015 / Uncategorized / Off

Félix Lope de Vega y Carpio, procedente de una familia humilde natural del valle de Carriedo, en Cantabria, fue hijo de Félix de Vega, bordador de profesión, y de Francisca Fernández Flórez. No hay datos precisos sobre su madre. Se sabe, en cambio, que tras una breve estancia en Valladolid, su padre se mudó a Madrid en 1561, atraído quizá por las posibilidades de la recién estrenada capitalidad de la Villa y Corte. Sin embargo, Lope de Vega afirmaría más tarde que su padre llegó a Madrid por una aventura amorosa de la que le rescataría su futura madre. Así, el escritor sería fruto de la reconciliación, y debería su existencia a los mismos celos que tanto analizaría en su obra dramática.

Niño muy precoz, leía latín y castellano ya a los cinco años. A la misma edad compone versos. Siempre de acuerdo con su testimonio, a los doce escribe comedias (Yo las componía de once y doce años / de a cuatro actos y de a cuatro pliegos / porque cada acto un pliego contenía). Es posible que su primera comedia fuese, como el mismo Lope afirmaría en la dedicatoria de la obra a su hijo Lope, El verdadero amante, aunque probablemente el texto que hoy conocemos de esta comedia sufrió modificaciones posteriores a la fecha de la primera redacción. Su gran talento le lleva a la escuela del poeta y músico Vicente Espinel, en Madrid, a quien siempre citó con veneración (le dedicó su comedia El caballero de Illescas, c. 1602). Así el soneto: Aquesta pluma, célebre maestro / que me pusisteis en las manos, cuando / los primeros caracteres firmando / estaba, temeroso y poco diestro… Continúa su formación en el Estudio de la Compañía de Jesús, que más tarde se convierte en Colegio Imperial (1574):

Los cartapacios de las liciones me servían de borradores para mis pensamientos, y muchas veces las escribía en versos latinos o castellanos. Comencé a juntar libros de todas letras y lenguas, que después de los principios de la griega y ejercicio grande de la latina, supe bien la toscana, y de la francesa tuve noticia… (La Dorotea, IV).

Ese origen en el valle de Carriedo lo recuerda también en su epístola a Amarilis indiana, al tiempo que recrea imaginariamente algunos detalles sobre su propia concepción. De dar crédito a lo que dicen estos versos, su madre, celosa, habría acudido hasta Madrid en seguimiento de su marido, que andaría enredado en amores con alguna otra mujer, y él, Lope, sería fruto de la reconciliación; es decir, sería, en palabras de Luis Astrana Marín, «hijo de los celos». Este es el pasaje en cuestión:

Tiene su silla en la bordada alfombra
de Castilla el valor de la Montaña
que el valle de Carriedo España nombra.

Allí otro tiempo se cifraba España,
allí tuve principio; mas ¿qué importa
nacer laurel y ser humilde caña?

Falta dinero allí, la tierra es corta;
vino mi padre del solar de Vega:
así a los pobres la nobleza exhorta.

Siguiole hasta Madrid, de celos ciega,
su amorosa mujer, porque él quería
una española Elena, entonces griega.

Hicieron amistades, y aquel día
fue piedra en mi primero fundamento
la paz de su celosa fantasía.

En fin, por celos soy, ¡qué nacimiento!,
imaginadle vos, que haber nacido
de tan inquieta causa fue portento.

Santuario de Nuestra Señora de Valvanuz

By / 14th abril, 2015 / Uncategorized / Off

El Santuario de Nuestra Señora de Valvanuz se encuentra a las afueras de Selaya, en dirección a Bustantegua.  El templo actual pudo surgir de uno más antiguo, probablemente del siglo XII, de menores dimensiones que el actual, que se comenzó en el siglo XVI y se fue remodelando en los siglos XVII y XVIII.

Nuestra Señora de Valvanuz es la patrona del Valle de Carriedo y de honda devoción entre todos los pasiegos,  su festividad se celebra el 15 de agosto.

Este templo de Nuestra Señora de Valvanuz es una ermita de planta simple, compuesta por una sola nave de 33 metros de larga por 9 metros de ancha, en la que la sacristía forma parte de la misma. Su cubierta es a tres aguas y posee un pórtico lateral de similar longitud que la propia iglesia.

Los contrafuertes se marcan en el exterior, entre ellos se han colocado unas pequeñas ventanas para iluminar el interior. El pórtico también de piedra aparece cerrado en su lado norte y sur, mientras que el oeste permanece abierto dejando ver en su armazón las viguetas de madera. En este pórtico se abre una puerta por la que se accede al interior de la iglesia, en la que destacamos las bóvedas de crucería de la nave, y las de la sacristía cuyos nervios se unen en unas claves que tiene motivos esculpidos en piedra con la leyenda “Ave Maria”, “Gra(tia) Plena”, “Año 1678” y “ año 1708”.

Del exterior destaca su espadaña barroca de tres pisos, que acentúa la verticalidad del edificio, está decorada con motivos herrerianos, (pináculos y bolas) que aparecen también en distintos puntos del tejado. En los dos pisos superiores encontramos tres campanas, la colgada en el alto es de dimensiones más reducidas.

En la espadaña hay esculpido en piedra un escudo Real de Castilla y León timbrado por el águila bicéfala con corona real, y se repite en el pórtico, pero esta vez está policromado. Ambos blasones testimonian que el templo pertenecía al Patronato Real.

Imagen de Nuestra Señora de Valvanuz

La imagen de Nuestra Señora de valvanuz se trata de una imagen gótica del siglo XIII de pequeñas dimensiones, exactamente 56 centímetros de altura.

EL Niño está sentado sobre la rodilla izquierda de la Madre, y no sobre las dos como era característico del románico, y la Virgen, dispuesta en su trono, sostiene en sus manos lo que parece un fruto que representa la salvación o una flor, atributo de María. El Niño a su vez, aparece sujetando con la mano izquierda un libro, mientras que con la derecha agarra una cruz con la que parece bendecir.

La figura aún guarda cierto grado de la frontalidad y el hieratismo de tradición románica, del mismo modo la madre y el Niño tampoco tienen ninguna relación entre sí. En el tratamiento de los vestidos, aunque el arcaísmo aún es acusado, el plegado de los paños resulta más natural que en representaciones anteriores, igual que el rostro de la Virgen. Este tipo de signos indican que la talla es de mediados del siglo XIII.

Ruta de Pandillo

By / 14th abril, 2015 / Rutas / Off

NACIMIENTO DEL PAS 
Pandillo-Nacimiento del Pas-Vega de Pas

RECORRIDO: Saldremos del barrio vegano de Pandillo (534 m.). Iniciamos la ruta pasando un puente y, girando a la izquierda, andaremos por la vera del arroyo Aguasal, cruzándolo varias veces para aprovechar la senda más cómoda. La zona tiene varias cabañas pasiegas. Enseguida divisamos el Castro Valnera, cuya vista nos acompañará todo el trayecto. Cuando divisemos la cascada del nacimiento del río, tendremos que dejar el curso del arroyo y subir una ladera herbosa bastante empinada para salvar los últimos 150 metros de desnivel hasta el pie de dicha cascada; esta es la parte más complicada de la marcha, pues, además del desnivel, hay unos cortados que tendrán que salvar los que quieran visitar la parte baja de la cascada, lugar que merece la pena. A continuación iremos hacia la izquierda hasta una brecha, para salvar un murallón de caliza que nos da paso a coger, de nuevo, el curso del río para llegar al nacimiento del Pas, que surge de una roca (1000 m.). La marcha se continua haciendo una travesía por las cabañas y praderías de Lelsa para, sin perder altura, atravesar varias cascadas y dos bosques, el segundo es un hayedo que nos llevará hasta Colina (1164 m.), parte más alta del día, donde podremos disfrutar de unas maravillosas vistas. En rápido descenso, bajaremos hasta las cabañas de Helguerón y, girando a la izquierda, en bajada también, alcanzamos el curso del arroyo Ruyemas, donde visitaremos otra cascada más pequeña que la anterior pero no menos importante, ya que algunos la consideran, junto a la de Aguasal, como los dos nacimientos del Pas. Volvemos sobre nuestros pasos un trecho, para llegar a Pandillo, final de la marcha.

DATOS DE INTERÉS: Es una marcha larga, con un desnivel, tanto de subida como de bajada de 665 metros. Aunque el desnivel no es muy importante, sí hay que tener en cuenta algunas dificultades en su parte alta ya descritas. Tiene una dificultad MEDIA.

Ruta – El Hayal de Aloños en Carriedo

By / 14th abril, 2015 / Rutas / Off

DESNIVEL: 500 metros, entre 345 y 845 metros de la cota máxima. DURACIÓN: Cuatro horas y media. DIFICULTAD: Media, por su duración y desnivel. ÉPOCA RECOMENDABLE: Todo el año, aprovechando que cada estación ofrece matices distintos del paisaje vegetal.

Descripción general de la ruta: El hayal de Aloños, pese a su reducida extensión, mantiene los caracteres típicos de estos bosques húmedos de hoja caduca. Además, la parte alta del recorrido, ofrece amplias perspectivas sobre el valle del Pisueña, y sobre las montañas pasiegas. Partimos de Aloños,un núcleo de la montaña cantábrica, de reducida extensión, en el que las formas de poblamiento se ajustan a un modelo de formación en barrios, derivados de la alineación de unas pocas viviendas orientadas siempre a la solana. Alrededor del pueblo se intuye la distribución tradicional del terrazgo. Aprovechando las zonas de menor pendiente se disponen algunos huertos, y a continuación, a modo de anillos semicirculares, los prados, y los espacios de monte. Casi todo el espacio fértil se explota como superficie pastable, en fincas de reducida extensión. Ahora la economía de Aloños, como en el resto del Municipio, gira en torno a las explotaciones ganaderas. Las únicas variaciones introducidas en las fórmulas tradicionales de organización del terrazgo, se derivan de un menor peso del uso común de los espacios de monte en beneficio de los cerramientos individuales de tipo pasiego, que llegaron aquí mucho más tarde que al núcleo central de la pasieguería. El hayal de Aloños, como se conoce según la toponimia del lugar, es una buena muestra de bosque autóctono cantábrico de hoja caduca. Por su interior discurre el río Junquera, un breve arroyo de caudal escaso, que drena las aguas de esta ladera hacia el Pisueña. Sobre el sustrato calizo, las condiciones del suelo son de cierta permeabilidad, por ello la escorrenta superficial no alcanza valores notables a pesar de las elevadas precipitaciones. Sin embargo, el modelado que genera el arroyo a su paso por el bosque se asemeja al de los torrentes de montaña, lo que indica que sus caudales máximos, relacionados con periodos de lluvia intensa, resultan muy importantes. La ruta comienza en la plaza del pueblo, junto a la Ermita de San Fructuoso y la torca. Es ésta una gran cavidad de origen kárstico, formada por disolución del sustrato calcáreo, que mina gran parte del valle y que, según la leyenda, fue morada del santo. Nos dirigimos hacia el Sur entre dos hileras de casas. Abandonamos después el pueblo por una pista asfaltada que serpentea entre colinas labradas caprichosamente por la acción fluvial. Ganamos lentamente altura y penetramos en el hayedo por un camino de herradura que lo bordea hacia el Suroeste por su parte inferior. Algunos acebos, que se reconocen con facilidad por sus hojas lustrosas y planas, de tono oscuro y borde espinoso, orlan el bosque, algo que resulta común en los hayedos cantábricos. A medida que penetramos en la masa arbolada y ganamos altura, los ejemplares de gran porte son más habituales y el bosque se hace más denso. El camino discurre por el interior del hayedo describiendo una amplia curva ascendente, atravesando dos cursos que inciden en sendas debilidades estructurales y dan lugar a formas de modelado de carácter torrencial, saltos y pequeñas cascadas, sobre el sustrato calcáreo. En el punto más alto del camino, abandonamos la senda. Ascendemos ahora hacia el Suroeste, para alcanzar el cordal a unos ochocientos metros de altitud donde el hayedo da paso a una parcela de repoblación de pinos que cubre la parte culminante de la ladera, ya en la vertiente al Pas. Desde aquí caminamos hacia el Noroeste ascendiendo por una senda entre pinos, que bordea dejando a su izquierda la cima de La Coronilla. Alcanzamos después el Cotero de Los Lobos, una zona de matorral herbáceo dominada por el tojo, y finalmente, a 845 metros, la cumbre del Tablao. La panorámica desde la zona culminante del cordal resulta espectacular, en primer plano, el fondo de valle del Pisueña, y el valle del río de Llerana que alcanza el cordal divisorio con el Miera en Carcabal. Detrás, el macizo de Enguinza, hacia el Nordeste, y al fondo, la línea de cumbres que une Porracolina con el Picón del Fraile en el macizo del Alto Asón. Por último, la mole caliza del macizo de Valnera hacia el Sudeste, que destaca por su altura en el conjunto de las montañas pasiegas. El regreso se hace por el mismo camino, aunque puede aligerarse si se desea, evitando el circuito por el interior del hayedo. Tomamos la senda que bordea el bosque por el sector occidental.

Ruta – De Yera a Vega de Pas

By / 14th abril, 2015 / Rutas / Off

DESNIVEL: 250 metros. DURACIÓN: 1 hora y 30 minutos (6 Km). DIFICULTAD: Fácil.

Descripción general de la ruta: Partiendo desde El Campiazo, antiguo pueblo (a 6 Km. de Vega de Pas) cercano a la estación de Yera, en el cruce de las carreteras que llevan a la estación y al paso de Las Estacas de Trueba, camino hacia Espinosa de Los Monteros y muy cerca de su última cabaña, tomamos un sendero que entra en el valle, pasando por un grupo de cabañas situadas junto a la abandonada estación de Yera. Desde aquí se podría hacer otra pequeña ruta, un corto paseo de 3 Kilómetros que sigue el antiguo recorrido del tren hasta la boca del túnel de la Engaña.

Pero en este caso ignoraremos ese recorrido para seguir por nuestra ruta y atravesar por un puente el río Yera que nos acompañará hasta el final del viaje. El río Yera y el Aján se unen y poco después alcanzamos El Avellanal, zona salpicada de las típicas cabañas pasiegas.

Siguiendo siempre en las misma dirección veremos un par de puentes de piedra sobre el río. En un momento del recorrido el sendero trepa hasta la carretera, por la cual debemos caminar unos 200 metros antes de abandonarla de nuevo, dejando a la izquierda Sel de la Canal, otro asentamiento de cabañas en torno al río.

Tenemos la opción ahora, dependiendo de si continuamos por la carretera o el sendero paralelo, de atravesar el río sobre el último puente de piedra.

La última etapa de esta ruta se hace por una confortable pista que nos guía por una pendiente inclinada a La Vega de Pas. Poco más allá, está la plaza, en el mismo corazón de la comarca pasiega.

 

Villacarriedo

By / 20th julio, 2012 / Sin Categoria / No Comments

Casi en el centro geográfico del valle de Carriedo se encuentra este municipio, por el que discurre el río Pisueña. Sus primerios poblamientos se establecieron con anterioridad al año 1000 y formaron parte del señorío de los Manrique, los Castañeda y la casa de la Vega. Durante la Edad Moderna se desarrolló en Villacarriedo una importante cofradía de correos a caballo del rey.

Entre los personajes ilustres de este valle sobresale Juan Antonio Díaz de Arce, intendente general del reino de Aragón, consejero del rey y caballero de Santiago, quien mandó construir a un arquitecto italiano la más expectacular obra barroca de Cantabria, el palacio de Soñanes (s. XVIII).

En el valle de Carriedo, resaltan por su verdor hermosas laderas y praderías.

Villacarriedo, como capital del valle de Carriedo reúne la mejor dotación comercial y de servicios de la zona.

Los carredanos, como se conoce a los habitantes del lugar, disfrutan de una rica vega, siendo el prado el elemento dominante dentro de una población vegetal de alisos, robles y hayas.

En Villacarriedo se encuentra el palacio barroco de Soñanes, el ejemplo más valioso de este estilo arquitectónico en la región. Edificado en el siglo XVIII, el palacio presenta dos impresionantes fachadas, profusamente decoradas, y en su interior se guarda una monumental escalera. Todo ello dentro de una gran finca con rico arbolado. Junto al palacio, muy representativo en Villacarriedo, el colegio de los escolapios, que ha funcionado de forma ininterrumpida desde su fundación en 1746. En este centro se formaron importantes personajes de Cantabria.